Este sitio utiliza cookies técnicas y de rendimiento. 
Para acceder a la información detallada sobre nuestras cookies visite la Configuración de Cookies.

Desde que estalló la guerra, al menos 75.000 ucranianos, en su mayoría mujeres y niños, han llegado a España. Han sido innumerables las muestras de solidaridad de todos los ciudadanos en estos duros momentos, y ejemplo de ello, es nuestro colegio Pedro Poveda de Palma de Mallorca. Tres niños refugiados, familiares de dos alumnos ucranianos del colegio, han llegado a sus aulas (concretamente a 3º, 4º y 6º de Primaria) donde han sido recibidos con entusiasmo tanto por los trabajadores del centro como por sus compañeros.

Seguimos conociendo la labor que desempeñan las distintas áreas de la Red de centros y a los profesionales que las hacen posibles. Esta semana charlamos con Irma Carballo, Lucía Fiol, Mónica Fortea y Almudena Colorado, responsables del Área de Pastoral y Proyección social, que nos hablan de la importancia que tiene la educación basada en los valores cristianos para los estudiantes y el trabajo que se realiza en la Red para que todos los centros puedan desarrollar de forma plena su labor evangelizadora.

“¿Qué quieres ser de mayor?” Es una pregunta que constantemente escuchan los niños y niñas y de la que muchos ya tienen la respuesta: médico, futbolista, astronauta, policía... Pero la realidad es que la mayoría ejercerá en el futuro un trabajo que no existe todavía. Y es que las “profesiones de toda la vida” están dando paso, en plena era de Internet, a un nuevo mundo laboral que es imposible de predecir en las próximas décadas.

Es de noche y en el colegio Santa María la Nueva y San José Artesano de Burgos los sonidos habituales de los alumnos charlando por los pasillos y jugando en el recreo o las voces de los profesores impartiendo la lección durante la jornada, se sustituyen por el ruido mecánico y constante de tres máquinas. En concreto, el sonido proviene de las tres impresoras 3D del centro que se emplean en las clases de FP y Tecnología, que durante estas últimas semanas tienen una nueva misión; y es importante: fabricar torniquetes de plástico que serán enviados a Ucrania para ayudar a las personas que se encuentran en aquel país, ya sean civiles o militares, que puedan resultar heridas durante los combates y bombardeos del ejército ruso desde que comenzó la guerra hace ya más de un mes.